Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Bookmark and Share

El río Guadiaro, de maravilla ecológica a ejemplo de erosión antrópica

El río Guadiaro nace en la Serranía de Ronda (Málaga) y desemboca en San Roque (Cádiz). Recibe las aguas de dos importantes afluentes, el Hozgarganta y el Genal. Es uno de los ríos más importantes de la Cuenca Hidrográfica del Sur, a la que aporta un 28% de los recursos hídricos. Y, según Verdemar Ecologistas en Acción, es ejemplo de erosión antrópica: la provocada por la acción del ser humano. En apenas medio siglo, hemos cambiado la fisonomía del río a nuestro antojo y ahora, sufrimos las consecuencias. En Fan Fauna hemos hablado con Antonio Muñoz Secilla, portavoz de Verdermar, para conocer más en profundidad los problemas que afronta este río. Y, lo más importante, saber si todavía podemos hacer algo para arreglarlo.

Imagen del Río Guadiaro publicada en la Ventana del Visitante de los Espacios Naturales de Andalucía.

7/12/16. Víctor Martín/Lorena Mejías Castaño. En los últimos años, el río Guadiaro ha comenzado a mostrar los primeros síntomas del impacto del ser humano en su entorno. La ocupación de su ribera, el vertido de aguas residuales o la modificación de su curso ha provocado cambios sustanciales en su equilibrio ecológico. Esto ha hecho saltar las alarmas de organizaciones ecologistas, que han tenido que tomar medidas para tratar de garantizar la supervivencia de este río.

 

Según Antonio Muñoz Secilla, portavoz de Verdemar Ecologistas en Acción, uno de los problemas más graves se encuentra en su desembocadura, en Sotogrande: “Antiguamente el río desembocaba a izquierda y derecha, actualmente solo lo hace a la derecha, debido a la desaparición de los arrozales que ocupaban la zona izquierda del delta”. Además, “el vertido de residuos, las extracciones ilegales de agua y la modificación de su curso han robado fuerza y caudal al río, lo que provoca que se estanque cerca de la desembocadura y genere la eutrofización del agua o, lo que es lo mismo, la falta de oxígeno y la muerte de los peces que lo habitan”, explica Antonio. Por ello, su organización ha tenido que recurrir a excavadoras para abrir la bocana del río y permitir que siga fluyendo hasta el mar.

Desde Verdermar, denuncian además el “solapamiento de las administraciones”, que no llegan a tomar medidas para revertir la situación de este importante recurso hídrico. “Al final dejan la iniciativa en manos de ciudadanos y asociaciones ecologistas”, lamenta Antonio. “Es una situación que tiene difícil arreglo, debido a importantes complejos turísticos y de viviendas que se sitúan en los márgenes del río”, explica Antonio. Además, su asociación prevé “una merma biológica del río en el futuro, ya que todos los años habrá que abrir artificialmente la bocana para tratar de evitar la muerte de la fauna que lo puebla”. Peces, aves, crustáceos o moluscos (con especies protegidas y en peligro como el mejillón de río) se ven cada vez desplazados de este entorno que el ser humano ha manipulado a su antojo.

 

Verdemar Ecologistas en Acción opera en la zona del Campo de Gibraltar. Podéis conocer más sobre ellos y sus actuaciones en su página de face.

Quizá te interese:

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Publicidad

Publicidad

Publicidad