Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Bookmark and Share

La Junta señala a la flota de la crítica situación de la chirla en el Golfo de Cádiz

18/11/16. Fan Fauna. Sanlúcar de Barrameda es el puerto gaditano base para la mayor flota de pesca de chirla de la provincia de Cádiz. Y también será el más perjudicado, junto a los de Punta Umbría e Isla Cristina (Huelva) por las medidas adoptadas por el gobierno andaluz para recuperar la especie, que van desde el cierre temporal del caladero hasta topes en las horas de faena y captura diarias. Según ha dicho la consejera de Agricultura, Pesca y Desrrollo Rural, Carmen Ortiz Rivas para que "esta actividad sea sostenible, tanto ambiental como económicamente, sólo hay un camino: respetar todas las medidas contempladas en la normativa, cuyo objetivo es garantizar una gestión sostenible del recurso". Las capturas -ha recalcado- deben restringirse únicamente a los individuos con tallas superior de 25 milímetros. "La situación del caladero, la pervivencia de la especie y el desarrollo de una actividad responsable van de la mano, tal y como ha demostrado la trayectoria del recurso y la evolución de la pesquería", ha asegurado.

 

Según la nota facilitada por la Junta a Fan Fauna, a partir de 2014 “la flota comenzó a incumplir la normativa para conseguir mayores capturas, llegando incluso a extraerse inmaduros y a no respetar las zonas de cría, por lo que se ha producido un importante descenso de la población de chirla”. En los últimos cincos años, en su labor inspectora, la Junta ha levantado más de 780 actas con infracción, casi 36.000 kilos chirla inmadura han sido decomisados, se han resuelto más de 700 procedimientos sancionadores en materia de pesca y comercialización y se ha revocado la autorización de utilizar el arte de draga hidráulica a 3 embarcaciones.

 

Ortiz Rivas ha apelado a la corresponsabilidad del sector y la administración para solucionar la "crítica situación" de la pesquería de la chirla. Un informe del Instituto Español de Oceanografía (IEO) de octubre que ha utilizado la consejera para su argumentación, revela un incremento desproporcionado del esfuerzo pesquero, con la extracción de ejemplares por debajo de la talla mínima, lo que se traduce en uno “valores críticos en los rendimientos de la flota”.

 

Para recuperar los “niveles óptimos” de esta pesquería, se han previsto una seria de actuaciones, entre las que están el cierre temporal del caladero y la reducción del esfuerzo pesquero.

 

Carmen Ortiz ha explicado que, una vez que entre en vigor la orden que regula estas medidas, -actualmente en fase de alegaciones-, se cerrará el caladero hasta el 31 de marzo. Cuando reabra, a partir del 1 de abril, la actividad estará limitada en cuanto al número de flota que podrá salir a faenar, el tiempo y la cantidad de captura hasta el 31 de diciembre de 2017.

 

Además del cierre temporal del caladero, los 96 barcos de captura de chirla tendrán que salir a faenar solo quincenas durante los meses entre abril y diciembre, durante tres horas máximo entre abril y agosto y con un tope de captura no superior a los 100 kilos por barco y día en abril  y150 kilos por barco y día en julio y agosto. Entre el 1 de septiembre y el 31 de diciembre, el máximo para la faenar es 5 horas diarias y 150 kilos por barco y día.

 

En el caso de la flota de rastro remolcado que también ejerce esta pesquería, la limitación es de 100 kilos por embarcación y día.

 

Carmen Ortiz ha recordado que de esta pesquería viven más de 300 familias, cuyo sustento depende del equilibrio del recurso, "un equilibrio que, en estos momentos, se encuentra seriamente amenazado".

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Publicidad