La UCA revela la existencia de una gran cinta transportadora de residuos plásticos del Atlántico hasta el Ártico

La Tara ante el iceber Ártico © Anna Deniaud _ Tara Expeditions Foundation

27/04/2017. Fan Fauna. La Universidad de Cádiz ha coordinado un estudio que ha relevado la existencia del “transporte a gran escala de residuos flotantes desde el Atlántico hasta el Ártico”. El trabajo, publicado por la revista americana Science Advances, se ha llevado a cabo con la colaboración de 12 instituciones de 8 países distintos, dirigidos por el profesor de Biología Andrés Cózar Cabañas. El artículo estima la cantidad de plástico atrapada en el ártico en el orden de “cientos o miles de toneladas” y lo califica como “un serio problema”.

 

Según la investigación, “unos 300 billones de fragmentos principalmente del tamaño de granos de arroz ocupan las aguas superficiales de Groenlandia y Barents”, aunque los investigadores  plantean la posibilidad de que  “los fondos marinos bajo este sector del Ártico podrían acumular cantidades de residuos aún mayores”. Aunque el estudio asume que parte de la contaminación es de origen local, “las altas cargas de plástico del océano Ártico son en gran parte debidas al transporte de basura por corrientes oceánicas desde las pobladas costas del Atlántico Norte”. Esto es debido, según el estudio “a la gran Corriente Termohalina, una cinta transportadora global hasta ahora conocida por redistribuir el calor de la Tierra desde las latitudes cálidas hasta los polos.”

 

Para identificar el origen del plástico del Ártico, los investigadores utilizaron datos de unas 17.000 boyas a la deriva con seguimiento por satélite. “Lo preocupante es que gran parte del plástico flotante encontrado en los mares de Groenlandia y Barents proviene de las costas del Noroeste de Europa, Reino Unido o la costa este de Estados Unidos. Es nuestra basura la que acaba allí”, recalca el Dr. Van Sebille, del Imperial College London, una de las instituciones vinculadas a la investigación.

 

El equipo de investigación circunnavegó el casquete polar ártico y tomó muestras de los microplásticos durante cinco meses, con el objetivo de completar el mapa global de la contaminación por plástico flotante. Según Cózar, “las concentraciones de plástico en aguas árticas fueron bajas, como era previsible, pero encontramos una región al norte de los mares de Groenlandia y Barents con concentraciones considerablemente altas”. “Existe un transporte continuo de residuos flotantes hacia el polo norte; y los mares de Groenlandia y Barents actúan como un callejón sin salida para esta cinta transportadora de plástico”, matiza el director de la investigación.

 

Para el profesor Cózar, “la humanidad ha estado utilizando el plástico durante solo unas décadas, pero la contaminación marina por plástico es ya un problema global, una clara evidencia de la capacidad del hombre para cambiar nuestro planeta”. De hecho, “todavía no comprendemos del todo los efectos que el plástico está teniendo o tendrá en nuestros océanos, pero lo que sí sabemos es que sus consecuencias se sentirán a gran escala, incluso en ecosistemas tan remotos como el Ártico”, concluye.

Científicos de la Tara poniendo redes en el agua para recoger placton y microplásticos © Anna Deniaud _ Tara Expeditions Foundation

Un trabajo de relevancia mundial

El estudio dirigido por el profesor Andrés Cózar Cabañas ha contado con la colaboración de 12 instituciones de todo el globo como son la King Abdullah University of Science and Technology (Arabia Saudí),  Imperial College of London (Reino Unido), Lake Basin Action Network (Japón), Universidad de Islas Baleares-CSIC (España), Sorbonne Universités-CNRS (Francia), TARA Expéditions (Francia), Aarhus University (Dinamarca), Utrecht University (Países Bajos), Harvard University (EEUU), IKERBASQUE (España) y AZTI-Marine Research (España).

 

Este equipo que encabeza el profesor Cózar ya demostró en estudios previos que cada uno de los cinco giros oceánicos subtropicales “actúan como grandes zonas de convergencia de residuos plásticos flotantes”. No obstante, en otro estudio publicado recientemente, mostraron que mares semi-cerrados con alta población, como es el caso del Mediterráneo, “pueden ser también importantes áreas de acumulación de plástico, pero el lejano océano Ártico no era un candidato a a ello”. Por ello, la relevancia de este estudio es aun mayor, debido a lo inesperado de sus resultados.

 

Podéis acceder al estudio completo del equipo de la UCA (en inglés), pinchando aquí.

 

Te interesa

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Publicidad